in

Aislamiento acústico: Requisitos mínimos exigibles

 El hecho de disponer de un buen aislante acústico asegura un mayor grado de confort en el hogar. Si es importante para el ser humano no sentir frío ni calor excesivo en su propia casa para que ésta sea confortable, igualmente el disponer de un buen aislamiento que nos proteja del ruido es un punto a tener en cuenta a la hora de adquirir algo tan importante como una propiedad inmobiliaria.

El aislamiento acústico es la propiedad de una solución constructiva que expresa el grado de reducción del sonido entre dos espacios separados por un elemento de cerramiento. Estos elementos de cerramiento, según la Norma Básica de Edificación NBE_CA 88, sobre las condiciones acústicas de los edificios, pueden ser o bien horizontales o bien verticales.

En el caso de los elementos verticales, se diferencia entre «particiones interiores», paredes separadoras de propiedades-entre las que se pueden citar, por ejemplo, las paredes simples o compuestas, siendo éstas últimas las que están constituídas por dos o más hojas simples-, paredes separadoras de zonas comunes interiores y fachadas.
Dentro de esta última categoría también se engloban las ventanas. Y por último las puertas, a pesar que no se establecen exigencias de aislamiento mínimo para ellas.
En cuanto a los elementos horizontales, son de resaltar las cubiertas y los elementos horizontales de separación, como los techos.
La oferta de materiales que cumplan las funciones de aislante acústico es amplia y variada. Pasando por las clásicas placas de yeso o de madera, llegando a la cada vez más demandada lana de roca, la NBE_CA 88 no establece una prioridad de unos elementos sobre otros, sino que se limita a describir las cualidades de algunas de las posibilidades del mercado.

Eso si, deja claro que hay una serie de características básicas exigibles a los materiales, como la densidad aparente ( relación entre la masa de la muestra en gramos y su volumen aparente en centímetros cúbicos ), la absorción acústica u otras como conductividad térmica, comportamiento frente al fuego, resistencia a la compresión, resistencia a la flexión, o al envejecimiento ante la humedad, el calor y las radiaciones.
 

Sólo un 30% de las casas afectadas por el aeropuerto se ha insonorizado

Plasbal de LLosa de Ranes ofrece aislamientos acústicos, térmicos y rehabilitación de piscinas