in

Aislamiento acústico de los edificios

Las exigencias de aislamiento acústico que se requiren para cumplir con dicha normativa, han orillado a un grupo de investigadores vigueses, encabezado por el profesor Manuel Sobreira, a desarrollar una aplicación capaz de calcular los niveles de aislamiento y la acústica de los edificios.

Una de las principales desventajas de vivir en las grandes urbes es, sin lugar a dudas, el descomunal ruido. El tráfico, las obras y, por su puesto, los vecinos, son factores acústicos que pueden dificultar el descanso en nuestra propia casa.

Y es que para todos resulta molesto andar de puntillas en la madrugada para no depertar a los del piso de arriba o, peor aún, tener que escuchar forzosamente las discusiones de los de la puerta de enfrente.

Afortunadamente, a partir de ahora las nuevas edificaciones estarán obligadas a proteger a los ocupantes de las viviendas de las molestias físicas y psíquicas que ocasionan los ruidos, gracias a la creación de varias normas que establecen las condiciones mínimas exigibles para mantener un nivel acústico saludable. De ahí que el Código Técnico de la Edificación (CTE) incluya una normativa sobre la acústica de los edificios.

Se trata del SONarchitect, la principal apuesta de la empresa SON, Sound of Numbers, una spin-off surgida del grupo de investigación Sonitum, de la Universidad de Vigo, coordinado por los profesores Manuel Sobreira y Antonio Pena.

Gracias a este software, basta con introducir en una plantilla los datos de los materiales utilizados o los usos que recibirá cada estancia, para que el software los coteje con los valores que exige el CTE y calcule, en segundos, los aislamientos acústicos de todo el edificio.

El programa permite también ver todos los recintos y, si existe algún incumplimiento de la normativa del CTE, la aplicación localiza con precisión el lugar de origen a fin de que «puedan modificarse y corregirse los errores detectados».

Enlace : www.lavozdegalicia.es/sociedad/2009/10/28/00031256741556598118370.htm

Se cae la fachada que esperaba demolición en Vigo

Las energías renovables y la Junta de Andalucía