in

Ahorrar energía en los edificios sin que se pierda el confort de sus moradores

El Centro de Atención Primaria Roger de Flor, en Barcelona, responde a las exigencias específicas de una construcción sanitaria, al tiempo que preserva el medio ambiente.  Si, además, se trata de una construcción sanitaria, las exigencias se amplían por las necesidades específicas que requieren los enfermos: mayor temperatura ambiente, aire más limpio…

Es el caso del Centro de Atención Primaria Roger de Flor, en Barcelona (CAP), uno de los proyectos del programa europeo SARA de edificios bioclimáticos.

El aislamiento térmico minimiza tanto las necesidades de refrigeración como las de calefacción. Este efecto se consigue gracias a la colocación de paneles de corcho de seis centímetros de grosor en la fachada y otros de diez centímetros de poliestireno extruido en la cubierta.

 Pero también por el uso de ventanas con rotura de puente térmico y cristales de alta eficiencia térmica, con una transmisión de calor de tan sólo 1,7 vatios por metro cuadrado y grado de diferencia entre la temperatura exterior e interior.

Además, para asegurar la eficacia del aislamiento, se verificó que no existían en la cubierta ni en la fachada puntos de pérdida de calor por una deficiente instalación de los elementos de aislamiento.

Enlace noticia: www.larevistaintegral.com/3997/bioclimatismo-con-buena-salud.html

One Comment

    La mejor casa solar del mundo en Madrid

    Knauf Insulation lanza los primeros productos de Lana Mineral para ETICS-SATE