in

Ahorrar en calefacción

Un uso responsable de los sistemas de calefacción puede representar un importante porcentaje en la reducción del gasto en la factura del gas. El consumo en la calefacción significa casi la mitad del gasto global de energía de los hogares españoles. Para poder reducir este gasto le daremos una serie de pautas muy fáciles de aplicar:

– La temperatura que puede considerarse como ideal para el hogar en invierno es entre 19 y 21 grados centígrados. Así que por cada grado que se aumente, logra aumentar el consumo un 7%. Por lo que se recomienda no superar los 21º, sólo en días muy fríos.

– Una medida a tomar es la de adaptar la temperatura del hogar a las necesidades de cada uno, por lo que es indispensable disponer de un sistema de regulación. Además la legislación actual así lo exige por lo que las instalaciones individuales deben tener un termostato como sistema de control.

– La cantidad de calor que se necesita para poder mantener un hogar a una temperatura confortable depende del nivel de aislamiento de la misma. Una de las medidas de aislación es el de instalar ventanas con un doble cristal, tratar que los cajetines de las persianas no tengan rendijas, además de cerrar la chimenea cuando no se la utilice.

Contar con un buen aislamiento:
Para que un hogar se encuentre bien aislado requiere entre un 20 y un 40% menos de consumo energético para contar con una temperatura agradable.

En tanto que el calor de una vivienda se pierde a través de: las paredes (35%), los techos (25%), rendijas (15%), suelo (15%) y ventanas (10%). Mientras que entre el 25% y el 30% de las necesidades de calefacción justamente se deben a las pérdidas de calor originadas en las ventanas, por lo que se recomienda revisarlas y detectar alguna falla.

Una de las superficies vulnerables, es la superficie de cristal, siendo el punto más vulnerable a las fugas de calor. Como medida se puede instalar sistemas de doble ventana, o doble acristalamiento, de esta forma se reducen a la mitad la pérdida de calor respecto al cristal más común. Se deberá instalar burletes adhesivos en puertas y ventanas como forma de conservar el calor, de esta manera ahorrará entre un 5% y un 10% de energía.

En cuanto a los cajetines de las persianas, deberá revisar que no tengan rendijas y estén bien aislados. En caso que se vayan a hacer reformas en la vivienda es un momento para instalar un buen aislamiento térmico en paredes y techos. En tanto que el gasto anual de calefacción puede llegar a aumentar un 70% en los hogares que carezcan del mismo.

Es conveniente valorar la posición de los niveles de temperatura más utilizados. Se recomienda utilizar lo que se dice temperatura de confort. Lo que es el estado usual de funcionamiento de la calefacción (20º C) cuando el propio usuario se encuentra en la vivienda.

En tanto que la temperatura económica, se trata del estado de funcionamiento que es necesario cuando los propios usuarios salen de sus hogares por un período corto de tiempo y quieren mantener la temperatura. Para ello se recomienda 15º C.

Otra de las medidas a tener en cuenta con el frío, es el nivel de temperatura “antihelada”. Se debe evitar que el agua que se encuentra contenida en las cañerías de la vivienda se congelen y como consecuencia produzca roturas en el sistema de calefacción. Sólo basta con alcanzar una temperatura mínima tope de 5º C.

De constatar algún problema en la calefacción, es conveniente avisar al servicio técnico del fabricante o en todo caso avisar a una empresa instaladora que esté autorizada para que arreglen la avería.

Para saber más : comoahorrardinero.com/reducir-gasto-en-calefaccion

Cambio Climático

Madrid gasta en calefacción lo mismo que París o Londres